DiverXO

Uno de los nombres propios en la gastronomía española de los últimos tiempos es sin duda el de David Muñoz, el padre del restaurante Diverxo. Con tres estrellas Michelín como principal aval y reclamo, Diverxo se esfuerza por dar a los clientes una visión distinta de la cocina, completando un paso al frente en el que los platos no son amables ni comunes, sino radicales, innovadores e ingeniosos.

Por un precio que podría oscilar entre setenta y cinco euros y ciento veinte euros es posible sumergirse en el universo de David Muñoz. Abierto en Madrid desde 2007, Diverxo se ha convertido en todo un santuario de referencia para aquellos gourmets madrileños interesados en seguir aprendiendo. Aficionados a la alta cocina de todo el mundo se han interesado por esta irrupción del talento culinario español.

Con una combinación de duro esfuerzo y creatividad, David Muñoz ha ido poco a poco ganándose su espacio. Aunque es cierto que sólo unos meses después de haber abierto, el lleno en Diverxo se convirtió en la tónica habitual de cada noche.

Eso sí, para poder comer en Diverxo es necesario realizar la reserva con la antelación de un mes, ya que la demanda es enorme. Para acercarse a la cocina de David Muñoz es necesario abrir la mente y liberarse de todo tipo de prejuicios culinarios que pueden condicionar la estancia en Diverxo. Y es que quien va a Diverxo tiene que saber a dónde va, ya que de lo contrario podría quedar decepcionado.

Los gustos en Diverxo son intensos; la combinación de sabores, atrevida. Los ingredientes se mezclan unos con otros, dando lugar a nuevas experiencias. No resulta por tanto extraño encontrarnos en el menú con unas sardinas ahumadas con crema de jalapeños acompañadas por medio coco con un guiso ligero y aderezado con el ácido de berberechos o zamburiñas. en el mundo de Diverxo no está admitido dejarse sorprender por el sabor de un kimchi de fresas de Aranjuez que acompañe al yogur y al café.