Comer en los restaurantes más castizos de Madrid

En la capital española se pueden encontrar los algunos de los mejores restaurantes del país, dirigidos por cocineros con estrellas Michelin. Comida de vanguardia fantástica, de auténtico lujo. Pero, a veces, lo que se busca no es sofisticación, sino sencillez. Y Madrid tiene en ese sentido verdaderos tesoros donde deleitarse con los platos más tradicionales preparados como se hacía hace siglos.

Si se busca disfrutar con el plato más típico de la capital, la taberna La Bola es el lugar al que hay que dirigirse. A la hora de comer solo se sirve cocido madrileño, cocinado de manera tradicional con carbón de encina y en puchero de barro. Una auténtica delicia.

Otro plato tradicional muy conocido: los huevos estrellados. Un manjar sencillo, solo lleva huevos, patatas, jamón, sal y aceite. Pero conseguir el punto exacto no es fácil ¿Dónde tomarlos? Sin duda, Casa Lucio. Este es uno de sus platos estrella. Por cierto, no es difícil encontrar en él personajes famosos.

Para disfrutar de un buen asado, uno de los mejores sitios es el restaurante más antiguo del mundo, El Sobrino de Botín. Situado a un paso de la Plaza Mayor, lleva 300 años preparando asados. Muy recomendable el cochinillo, pero para los que prefieran el cordero, aquí también es delicioso.

En la calle Mayor está Casa Ciriaco, un establecimiento también con solera. En este caso, la estrella del menú es la pepitoria de gallina, pero también tiene fama el cochinillo y la perdiz con habitas. El martes sirven cocido.

Y acabamos con uno de esos platos típicos que se aman o se odian, no hay punto medio si hablamos de las gallinejas, intestinos de cordero lechal fritos en su propia grasa. Muy típico, junto a las gallinejas y entresijos. Para disfrutar de ellos, hay que dirigir los pasos a Embajadores, a la Freiduría de Gallinejas.

Son establecimientos donde encontrar los platos más típicos de la capital, cocinados como se ha hecho toda la vida. Platos con ingredientes a veces sencillos, pero que son auténticas delicias para el paladar.