Tortillas españolas

No podemos estar de visita en España y no ir algún bar a probar las muy tradicionales tortillas españolas, esta mezcla de huevos y patatas, tradicionalmente, son un típico bocadillo, para echar unos tragos, o cervezas en compañía de amigos en algún bar, este platillo se puede comer frio o caliente, no alteran sus sabores la temperatura, es deliciosa y muy famosa a nivel mundial.

Se puede comer, como único plato, como acompañamiento, como botana, o como tapa (bocadillos españoles), estas Tortillas Españolas son muy sencillas de hacer, y se basan principalmente en patatas huevos y aceite de oliva, aunque podemos enriquecer las recetas tradicionales, añadiendo cebollas, pimientos, jamones tocinetas, o algunas otras variadas verduras.

A continuación les presento la más tradicional receta de Tortilla Española, aunque los sabores varían a partir de los ingredientes y de la sazón de cada persona que elabora esta delicia.

Necesitaremos. Los siguientes ingredientes.

4 papas o patatas medianas

5 huevos

¼ de litro de aceite de oliva virgen

Sal

Opcional, (cebollas, cebollines, chicharos, pimientos, ejotes, etcétera)

Se pelan las papas o patatas, y se rebanan en lonjas delgadas, se fríen en abundante aceite de oliva, a fuego medio para que las papas se cuezan y absorban el sabor del aceite,, si se añadirán los ingredientes opcionales, es el momento de verterlos al aceite para que se mezclen sabores, y una vez dorados, se sacan y escurren perfectamente, a parte, batiremos  bien los huevos  agregamos las patatas,  con algo de sal, y si pondrás ingredientes opcionales, también es el momento, el sartén donde freímos las papas y demás ingredientes, regresara al fuego, para calentarse nuevamente y en el verteremos la mezcla de huevos, se tapa el sartén y se deja cocinar a fuego lento, dando la vuelta, cuando la base ya este cocida y un tanto dorada, se voltea con cuidado ya que el centro aun estará un poco crudo y podríamos desbaratar la forma de la tortilla., se deja terminar de cocer, y estará lista para servirla, solo déjala enfriar unos minutos a modo de reposo, y ¡listo! una verdadera delicia, y muy económica manera de comer un bocadillo.

Platos perfectos para poderse chupar los dedos sin reparos

A todos nos gusta ir, de vez en cuando, a algún restaurante selecto de esos en los que la mesa se adorna con infinidad de cubiertos y copas. Son elegantes y se suele comer bien…pero no está bien visto chuparse los dedos. Tal vez no sea una costumbre bien vista, pero seamos sinceros, en ocasiones apetece poder comer con las manos sin que nadie nos mire mal.
Lo mejor de todo es que hay infinidad de lugares, infinidad de platos y de comidas pensadas, diseñadas y cocinadas específicamente para aquellos que prefieren utilizar los dedos como cubiertos y que no tienen reparos en chuparse los dedos. ¿Eres uno de ellos? Toma nota, se te va a hacer la boca agua solo con imaginarlo.
Hay países en los que comer con las manos es algo natural y bien visto, como Marruecos, la India, Etiopía o Méjico. De este último país lo más conocido sean, tal vez, los nachos o los tacos, seguro que los has probado.

¿Te imaginas comer alitas de pollo con cuchillo y tenedor? Complicado ¿No? Uno de los platos de cualquier restaurante americano que deberás comer con las manos sí o sí. Al igual que las hamburguesas, sin alguna vez has intentado comerte una con cubiertos te habrás dado cuenta de que es prácticamente imposible.

espetosNos quedamos en España para darte unas cuantas ideas. Si has estado en Málaga seguro que los conoces: los espetos. Se trata de sardinas insertadas en una caña y asadas. Y en la otra punta del país, en Galicia, nos vamos a dedicar al marisco, desde unos deliciosos percebes a unos bueyes de mar o unas nécoras.
Una curiosidad, los espárragos, incluso cuando estamos hablando de etiqueta en la mesa, se pueden comer con las manos. Y hablando de productos vegetales, si no has probado los calçots, son altamente recomendables…para comer con las manos, claro.

Estos son algunos de esos platos perfectos para comer sin cubiertos, para chuparse los dedos y, si es preciso, rebañar el plato.

5 platos raros, raros ¿Te atreverías?

El mundo es muy grande y diverso y la gastronomía no es más que un reflejo de ello. Hay platos sabrosos, contundentes, sencillos y, en algunos casos, más que particulares, realmente extraños. Dejando a un lado los que tienen como ingrediente principal ciertos animalitos no demasiado agradables para la cultura occidental, vamos a ver algunos de los platos más extraños con los que nos podemos encontrar alrededor del mundo.

haggisComenzamos en Escocia, porque no hace falta ir a países exóticos para encontrar comidas extrañas. Aquí uno de los manjares típicos son los haggis ¿Preparado para conocer los ingredientes? Vísceras de oveja )es decir, corazón, hígado y pulmón) bien picadas y acompañadas con cebollas, zanahoria y especias. Puede ir embutido y se sirve acompañado de puré de patatas.
Seguimos en Europa, en la isla mediterránea de Cerdeña. Aquí hay un producto típico que es el casu marzu, un queso de leche de oveja infectado con larvas vivas de insectos. Las larvas se introducen en él porque así se consigue un mayor nivel de fermentación. Seguro que te lo estás preguntando…sí, se come con los gusanos.

lutefiskEn los países más al norte de Europa es típico el lutefisk, que se prepara con pescado blanco seco (generalmente bacalao) y sosa cáustica. Se prepara sumergiendo el pescado durante unos días en agua fría, luego unos más en una mezcla de agua y sosa, para volver a meterlo de nuevo solo en agua. Una preparación con la que el pescado aumenta considerablemente de tamaño.
Abandonamos Europa para ir a Asia, donde la gastronomía es bastante diferente. En el sudeste del continente es bastante típica una sopa llamada tiet canh. Está hecha de sangre tiet canhcruda, generalmente de pato o cerdo, y se puede acompañar de carne picada, vísceras cocidas y hierbas aromáticas. En Vietnam, Camboya y Filipinas el balut es un verdadero manjar ¿Qué es? Un huevo de pato hervido, pero no como los que estamos acostumbrados a comer, en este caso tiene embrión, primero se toma el líquido y luego se abre para comerse su interior.
Son solo algunos ejemplos, pero los gustos culinarios son tan variados que a lo largo del mundo se pueden encontrar infinidad de platos extraños y con ingredientes, incluso, sorprendentes.