La tortilla de patatas

La tortilla de patatas es un plato propio de la gastronomía andaluza y canaria, es una de las recetas más tradicionales y antiguas que puede encontrarse en la mayoría de los menús a lo largo de España. La preparación es muy sencilla, consiste en huevos batidos que luego se fríen o sofríen con una cama de patatas también fritas, además de esto suelen agregarse otros ingredientes como lo son el chorizo, la cebolla, el tomate, el jamón, etc.

Se tiene referencia de este platillo desde el año 1519 principalmente en el territorio español, sin embargo, los conquistadores españoles la consiguieron en América del Sur, especialmente en los pueblos aztecas.

Existen varias referencias que hacen nombre al origen de este suculento plato como lo son la que le refiere su invención al General Zumalacárregui con el fin de alimentar y nutrir a sus soldados en los primeros años de guerra, otra historia cuenta que a este mismo general no le merece su invención, sino a un señora muy pobre que le visitó y al no tener nada que ofrecer a sus anfitriones ofreció preparar una tortilla de patatas cautivando el paladar del General que luego le copió la visita.

Sin embargo, existen estudios que comprueban la invención de este plato hacia el año 1798 en una hacienda en Villanueva de la Serena, donde un capataz trataba de crear un plato que mitigara el hambre de sus empleados, por lo que entre la mezcla surgió esta preparación.

Existen diversas formas de prepararla, la principal es hacerla frita, una nueva versión que se usa actualmente es darle la vuelta cuando esté bien cocida la parte de abajo para dorarla por el lado de arriba, puede ser fina o gruesa como la tortilla asturiana que es reconocida por su gran grosor, esta puede ser comida también como un bocadillo en forma de tapa.

Lo cierto es que este es un plato que ha dejado enganchado a más de uno, conquistando sus paladares, además que su sencillez es cautivadora y su versatilidad se ha adueñado de los menús tanto de los hogares españoles como de restaurantes que preparan este platillo con su propio toque.

La lasaña de hongos preferida por todos

La lasaña es un plato que se puede preparar con diferentes rellenos con los que poder triunfar sin duda, ya sea ante tu familia o tus invitados. Hoy te vamos a presentar la receta de la lasaña con hongos portobello cambiando la carne picada pero sin que falte el queso por encima, parmesano sin duda el mejor para esta lasaña.

Con esta receta podrán comer 8 comensales, y el tiempo para realizarla es aproximadamente de unos 75 minutos.

Los ingredientes para realizar esta lasaña son los siguientes:

400 gramos de lasaña

4 tazones de leche

1 barra y media de mantequilla, la cual recomendamos que sea sin sal

Media taza de harina

800 gramos de hongo portobello

Queso parmesano al gusto

Nuez moscada

Aceite de oliva

Sal

Una vez hayamos recopilado todos los ingredientes nos podemos poner manos a la obra.

En primer lugar debemos encender el horno a 180º y que se caliente. A continuación en una olla comenzamos a hervir con sal y una cucharada de aceite donde agregaremos la lasaña y durante 12 minutos lo mantendremos al fuego y tras esto lo colamos y apartamos.

Para preparar la salsa ponemos de nuevo a hervir una olla pero esta vez con la leche y tras haber hervido pondremos una barra entera de mantequilla y la harina mientras lo dejamos que se cocine durante 2 minutos sin dejar de mover con una cuchara, que recomendamos que sea de madera. Tras esto sazonamos con la sal y la nuez y la pimienta quien quiera y lo batimos con el batidor globo de mano mientras sigue al fuego. No dejaremos de remover durante los 5 minutos que siga al fuego a lo cerrajero Elche.

Tras esto llega el momento de coger los hongos portobello cortándolos. Tras esto calentamos aceite y mantequilla donde cuando se haya derretido añadiremos nuestros hongos con un poco de sal y lo mantendremos 4 minutos cocinando.

Montaremos la lasaña en orden de lasaña, salsa, hongos y queso repitiendo el paso hasta formar 3 pisos con el toque final de queso parmesano para gratinar.

Tras esto metemos al horno nuestra lasaña 43 minutos cuando veamos que la parte de arriba se ha tostado.