Sabor a Alicante

La provincia de Alicante es como un gran restaurante en sí misma. Estamos ante uno de los territorios de España que cuenta con más personalidad y variedad en lo que a su cocina se refiere. La riqueza gastronómica de Alicante es bien importante, pudiéndose incluir en ella platos tan característicos como la paella alicantina, dulces tan exquisitos como el turrón alicantino o bebidas tan sensacionales y sabrosas como las horchatas de chufa con fartones.

Y es que la horchata suele estar inevitablemente asociada al levante español, con la chufa como eje de su éxito en todo el mundo. Además de la horchata, otras bebidas como el agua de cebada o el agua de limón establecen sientan cátedra en lo que a los líquidos autóctonos de la provincia respecta. Y si el panorama se vuelve festivo y alegre, ¿qué cosa mejor que echar mano de los populares licores anisados que se convierten en uno de los motores del buen ánimo en multitud de festividades que se celebran en los pueblos de Alicante?

Para los más aficionados a los sabores dulces, Alicante también tiene su propia aportación. Si es invierno, el turrón alicantino será la mejor opción, una pieza de repostería esencial en cada hogar cuando llegan por ejemplo las navidades. Si, en cambio, es verano y apetece degustar cosas más frescas, los helados alicantinos serán otra de las oportunidades con las que ser feliz.

No haría falta que tuvieran que intervenir los solventes Cerrajeros San Juan Alicante para abrir el cofre de las esencias gastronómicas de Alicante, bastaría con visitar esta provincia levantina para darse cuenta de su enorme potencialidad culinaria. Con los productos de la huerta, podríamos cocinar ensaladas frescas y apetecibles; con las naranjas típicas de la zona, podríamos prepararnos un zumo estupendo y saborear simplemente cada gajo; con los salmonetes de Calpe, se nos abriría el paladar merced a lo mejor del mar levantino; con la toña alicantina, estaríamos muy cerca del cielo alimenticio.