Restaurantes Chinos de verdad

En muchos casos, los restaurantes chinos no se esfuerzan por llevar a los comensales españoles todas las virtudes y las esencias reales de su cocina más autóctona, sino que se basan en meros estereotipos culinarios expandidos por todo el orbe merced a la inmigración de los asiáticos en Norteamérica.

Si lo que queremos es visitar chinos que de verdad se dediquen a representar la grandeza de su gastronomía, lo mejor será explorar un listado de lugares a los que acudir. Madrid es una ciudad donde podemos disfrutar de ello, con establecimientos como Hui Fon, Rey de Tallarines o Yuè Lái. En Barcelona, en cambio, este prestigio se lo llevan locales como La Olla de Sichuán o La Casa de Xinés. El Bar Sueca, en Valencia; León de Oro, en Bilbao; o Mari Carmen, en Alicante, son otros de los lugares donde se puede disfrutar al cien por cien de la comida que se hace en China.

Y es que, por el mismo precio que se come en un restaurante chino vulgar, es posible disfrutar de la esencia del paladar asiático; suelen ser sitios baratos, aunque la calidad varíe de unos casos a otros. Uno de los secretos para descubrir que el restaurante chino ofrecerá comida realmente deliciosa es, en muchas ocasiones, ver cómo aún conserva el nombre español del restaurante que allí había antes.

Si la decoración de un chino es ya de por sí estrambótico, los decorados de los locales que sí hacen comida china de verdad es aún más exótica y abigarrada, con estucos venecianos, sillas cubiertas de plástico o cuadros de un gusto pictórico y estético más que cuestionable.

Si el restaurante es de esencia china de verdad, sólo habrá si acaso un servidor que domine el idioma castellano; por su parte, los chinos con platos típicos y poco currados suelen estar repletos de camareros que hablan el castellano.