Desayunos por el Mundo

Hay toda clase de desayunos, ligeros y rápidos, pesados y espléndidos, que varían según el país, el criterio para determinar qué debería tener la primera comida del día, debe ser por raíces históricas y estilos de vida llevados a cabo en cada región del planeta.

En España los desayunos varían muchísimo según la región en la que te encuentras, pueden haber embutidos, tostadas, fruta y otros alimentos, en Alemania se suele desayunar con salchichas, panecillos y huevos cocidos, en el Reino Unido tomates grillados, huevos fritos y también salchichas. En Latinoamérica, los brasileños favorecen las tostadas con jamón y las frutas, en Venezuela están la arepa y las frituras típicas como los tequeños, pastelitos y empanadas, y en México favorecen las tortillas y frijoles, en el medio oriente la pita con diversos contornos puede ser un típico desayuno, y así sucesivamente, hay muchas diferencias, quizás una diferencia mayor aún a la de los platos típicos que comemos en almuerzos y cenas.

Aunque la mayoría de los países podemos estar de acuerdo en algo, la bebida ideal para el desayuno es el café, todos estos platillos en el mundo suelen ser acompañados con café, ¿Será por sus propiedades energizantes? ¿Su refrescante aroma? ¿O alguna costumbre que simplemente nos dejaron nuestros padres?, depende de a quién se le pregunte.

En ésta era del fitness, hay debates sobre si un desayuno debe ser repleto y pesado, o si debe ser más ligero y finito, algunos dicen que es la comida más importante del día y como tal, debería contener porciones importantes de todos los nutrientes. En cambio, el otro lado dice que la vida moderna está full de movimiento y actividad, velando para hacer del desayuno una comida ligera que no nos pese al momento de estar en nuestros trabajos, universidades, colegios o ejercitándonos, y que el rol de comida más pesada debería tomarlo el almuerzo, lo cual es válido también. Lo importante es comer aunque sea tres veces al día y mantener un estilo de vida sano, ¡Buenos días y buen provecho!

Restaurantes Chinos de verdad

En muchos casos, los restaurantes chinos no se esfuerzan por llevar a los comensales españoles todas las virtudes y las esencias reales de su cocina más autóctona, sino que se basan en meros estereotipos culinarios expandidos por todo el orbe merced a la inmigración de los asiáticos en Norteamérica.

Si lo que queremos es visitar chinos que de verdad se dediquen a representar la grandeza de su gastronomía, lo mejor será explorar un listado de lugares a los que acudir. Madrid es una ciudad donde podemos disfrutar de ello, con establecimientos como Hui Fon, Rey de Tallarines o Yuè Lái. En Barcelona, en cambio, este prestigio se lo llevan locales como La Olla de Sichuán o La Casa de Xinés. El Bar Sueca, en Valencia; León de Oro, en Bilbao; o Mari Carmen, en Alicante, son otros de los lugares donde se puede disfrutar al cien por cien de la comida que se hace en China.

Y es que, por el mismo precio que se come en un restaurante chino vulgar, es posible disfrutar de la esencia del paladar asiático; suelen ser sitios baratos, aunque la calidad varíe de unos casos a otros. Uno de los secretos para descubrir que el restaurante chino ofrecerá comida realmente deliciosa es, en muchas ocasiones, ver cómo aún conserva el nombre español del restaurante que allí había antes.

Si la decoración de un chino es ya de por sí estrambótico, los decorados de los locales que sí hacen comida china de verdad es aún más exótica y abigarrada, con estucos venecianos, sillas cubiertas de plástico o cuadros de un gusto pictórico y estético más que cuestionable.

Si el restaurante es de esencia china de verdad, sólo habrá si acaso un servidor que domine el idioma castellano; por su parte, los chinos con platos típicos y poco currados suelen estar repletos de camareros que hablan el castellano.