La Invasión Callejera Vs. El Orden de las Franquicias

La comida rápida, todos la hemos probado, todos hemos sentido tentaciones, sea por hamburguesas, perros calientes, pizzas, pollo frito, tacos y pare usted de contar, sabemos que son grasientas, sabemos que no son sanas, sabemos que son deliciosas, sabemos que son baratas y, como su nombre lo indica, rápidas.

Normalmente conseguimos estos placeres culposos en dos tipos de establecimientos: Los carritos o puestos de comida callejeros y los locales de franquicias, ambos tienen puntos a favor que terminan influyendo en nuestra decisión a ir por uno u otro.

La comida callejera por lo general tiene una historia personal, no es raro que sean negocios familiares, esto traduce a recetas familiares protegidas celosamente por sus dueños, lo cual hace que cada sitio sea un mundo distinto, así ambos sean de tacos, shawarmas, o banh mi. Quizás la higiene no sea su punto fuerte, pero el cuerpo humano es más resistente a los gérmenes de lo que nos hacen creer, y vale la pena la cantidad de sabores que podemos conseguir en ese pequeño carrito con una señora en delantal y un fogón. Lo interesante además es que las migraciones crean potencialidades de mixturas culinarias entre culturas, pero de manera callejera, a la disposición de todos, sin estar basados en teorías culinarias exquisitas, sino más bien utilizando los conocimientos interculturales con fines excelsos. La mixtura de comidas latinas con las estadounidenses en el estado de la Florida, o la mezcla de sabores mediterráneos con la comida venezolana en Madrid, o la combinación de sabores americanos con la comida asiática en Tokio, las posibilidades de la comida rápida callejera son mucho mayores que las que ofrecen las franquicias cerradas.

Ahora, tenemos las franquicias, que ofrecen grandes comodidades como aire acondicionado o calefacción, seguridad, más métodos de pago, promociones atractivas, además de que con los tiempos modernos han buscado llevar a cabo iniciativas de comida rápida sana y claro, la comida es deliciosa también. Es innegable el delicioso sabor de la salsa Big Mac de McDonald’s, y los XXL Grilled Stuft Burritos de Taco Bell son simplemente pequeñas obras de arte enrolladas, así como KFC y Church’s Chicken ofrecen pollo frito de increíble textura, por lo general, no conseguiremos distintas historias en estos locales, pero esto no es necesariamente algo negativo, también es bueno saber que estemos donde estemos, si vemos alguna franquicia cerca, ya sabemos qué esperar de ésta y eso nos reconforta.

¿Y tú? ¿Cuál comida rápida prefieres?

Gastronomia catalana

Si hay una comida característica y representativa de la comida popular de la comunidad de Cataluña, esa es el pan tumaca (conocida en el catalán como pa amb tomàquet, pa amb tomata, pa amb tomaca o pa amb oli). Se trata de un plato de pan con tomate que tiene sus orígenes en las costumbres que llevaron hasta Cataluña los andaluces, los extremeños o los murcianos que hasta allá emigraron.

pan tumaca

Aunque en ocasiones se le atribuyan ciertos patrones de una comida popular y poco sofisticada, lo cierto es que el pan tumaca es uno de los principales exponentes de la dieta mediterránea, esa que triunfa por su sabor, su espíritu saludable y su originalidad en todo el mundo.

Si nos quedamos encerrados en casa y nos es imposible salir, llamamos a Cerrajeros Pontevedra 24h como sinónimo de éxito en lo que pretendemos; de igual manera, si nos quedamos bloqueados y nuestro cerebro no logra acertar a encontrar una salida acerca de qué comer, el pan tumaca es siempre un triunfo, ya que es fácil de preparar, rápido de cocinar y ágil y sabroso a la hora de ingerir.

El pan tumaca, aunque tiene muchos secretos que acabarían por añadirle matices y riquezas, puede prepararse a partir de una premisa simple: disponer de una rebanada de pan a la que habría que restregarle medio tomate maduro y a la que habría que añadir los aliños pertinentes de sal y aceite de oliva. Como decíamos, un éxito absoluta de la dieta mediterránea y de la gastronomía más sencilla y popular. Hay quien opta por dar más sabor aún a la comida tirando del ajo como ingrediente complementario; también hay quien opta por rallar o picar el tomate. No obstante, si se tienen a mano unos buenos tacos de jamón que distribuir a lo largo del pan, el gusto termina siendo absolutamente maravilloso.