Platos y recetas españoles para la llegada del otoño

La llegada del otoño enriquece la gastronomía española. Una buena selección de frutas y verduras de temporada, junto a pescado y caza, se convierten en un sinfín de recetas con las que preparar al cuerpo para la llegada de las bajas temperaturas.
Los alimentos de temporada del otoño
Los amantes de la cocina tienen en el otoño la estación ideal. La naturaleza es especialmente amable y los mercados se llenan de productos de atractivo gastronómico. Es época de setas y champiñones, de alcachofas y berenjenas, calabazas y calabacines, cardos, coles de Bruselas, espinacas, coliflor, grelos, endibias, nabos, repollo, boniato, puerros. Regresa la caza: conejo de monte, liebre, faisán, jabalí. El mar también da sus frutos. Es la mejor época para la dorada. También hay lubina, bacalao, rodaballo, sardina, salmonete o pez espada. El apartado de frutas es un espectáculo multicolor. Entre otras, mandarinas, dátiles, membrillos, ciruelas, castañas, caquis, naranjas, peras, manzanas, plátanos, uvas, piñas y kiwis.
Suculentas recetas españolas de otoño
La alcachofa se disfruta al horno, en escabeche, en buñuelos. Las setas pueden comerse en cremas, con arroz, pimientos, a la plancha, en revuelto. El guisado de carne, pollo o rape con setas o las hamburguesas de setas son una delicia. Regresa la porrusalda, solo con puerros y patatas o bien acompañada de almejas o de carne.
Otoño es tiempo de conservas, mermeladas y frutas en almíbar. Las conservas son de tomate, alcachofas o pescado. Las mermeladas se hacen de ciruela, naranja, tomate. Vuelve el chutney de mango o los higos y el membrillo en almíbar. Otras recetas con fruta de temporada son el flan de uva o la manzana merengada.
Los frutos del mar se convierten en lasaña de salmón, trucha en salsa verde o brótola en salsa verde con navajas a la plancha. La caza menor se transforma en liebre en salsa negra o a la catalana, arroz con conejo o en salmorejo. La caza mayor trae estofado de jabalí, guiso de ciervo, corzo asado con manzanas y castañas. Y la caza de aves se vuelve perdiz estofada, pato a la naranja, faisán al Oporto, oca con pera o codornices con piñones.

Recetas españolas para navidad

Los españoles disfrutan alrededor de una buena mesa. En España todo se celebra con una buena cena o una buena comida y la época navideña no podría ser menos. Además, estas fiestas invitan a sentarse en la mesa para disfrutar de las recetas más tradicionales, las de mayor elaboración y degustarlas junto a los seres queridos mientras se goza de los buenos momentos que brinda la Navidad.
Los platos más navideños
Las fechas más señaladas de la Navidad se celebran con plato y mantel. Aunque cada región española tiene sus propias recetas y alimentos tradicionales para estas fechas, existen algunos platos que se repiten en toda la geografía española. La cena de Nochebuena suele estar protagonizada por entrantes, mariscos, carnes y pescados variados de gran calidad y elaboración. Algunos de los platos más recurrentes son el cordero al horno, el besugo a la naranja, el pavo relleno o el bacalao a la vizcaína. Los postres suelen ser caseros: pasteles de boniato, alfajores, mazapanes y guirlache, sin olvidar los buenos turrones y polvorones. Los turrones son los grandes protagonistas de las fiestas, en la actualidad los hay de todo tipo: además de los tradicionales de almendra, el turrón duro y el turrón blando, se pueden encontrar en el mercado turrones de chocolate; de frutas, como fresa, naranja, plátano o pera; turrones de flan, galleta, crema catalana, natillas o tiramisú. Otros dulces también muy preciados son las peladillas y las frutas confitadas. No obstante, otras recetas dulces están irrumpiendo con fuerza en las mesas españolas: el panettone italiano, las cupcakes americanas o los macarons franceses. El día de Navidad suele estar protagonizado culinariamente por una sopa o un caldo que si tu familia es grande puedes probar a meter la sopa en una piscina desmontable barata, entrantes variados y de gran elaboración. Las carnes o los pescados actúan como segundo plato y los postres son similares a los de la Nochebuena. En Nochevieja la cena suele ser más informal: platos fríos y más sencillos. Las uvas de la suerte llegan a las doce de la noche para despedir el año que se va y recibir con buen pie el que comienza. El roscón de Reyes aparece como postre y merienda el día 6 de enero en todas las casas españolas.