Mercado de los Mostenses. Plaza de los Mostenses, 1 Madrid.

Detrás de la Gran Vía se esconde un secreto: El Mercado de los Mostenses. Todos sabemos que está allí pero casi ninguno de nosotros se molesta en hacer allí la compra o en recorrer sus pasillos para ver que las joyas que se conservan dentro. En los puestos se observa más presencia de casquería que en otros mercados, conejos recién cazados colgando del techo, un puesto de comida brasileña y uno de jugos de fruta recién exprimidos, así como una inmensa variedad de especias, productos chinos y latinoamericanos. Fui la semana pasada y y me volví loca al ver el surtido de pescados que había en una de sus pescaderías. Habían peces que no había visto nunca. ¡Qué deleite visual!

¿Tenéis pensado hacer una receta que incluya ingredientes difíciles de encontrar? Aquí los tienes seguro. Date una vueltecita y encontrarás de todo tipo de frutas y verduras.

Pero el deleite no es sólo al hacer la compra, lo mejor aún está por venir. Tenéis que subir al primer nivel del mercado, y encontraréis un bar como cualquier otro, aunque no lo es. Su nombre es Lili Xu, y si observáis detenidamente, veréis que tienen la carta a modo de fotografías colgadas del techo. Sé que hay una regla de oro de “no comer en sitios que tienen fotos en el menú”, pero las reglas están para romperse. Veréis platos peruanos y chinos como el Ceviche, Chicharrones de cerdo y de pescado, Papa rellena, Tamal, Tallarines salteados y Arroz con mariscos, entre otros. No solo son baratos, si no que aparte están sabrosísimos. Los chicos de la librería Tipos Infames me recomendaron el sitio, y les doy mil gracias por ello.
Probé el ceviche y estaba de-li-cioso, aparte de que es enorme y que por 8,50 se ha convertido en mi favorito de los que he probado en Madrid. El tamal estaba bueno, y el chicharrón de pescado flipante. Tengo que volver a probar el chicharrón de cerdo que aún babeo de las ganas de probarlo.

En Guatemala solemos comer ceviche y chicharrones para curar la resaca, así que creo que ya tengo sitio para acudir un sábado a medio día.
Por cierto, como sabéis el mercado cierra a medio día, así que a partir de las 14:30 podéís tocar el tiembre situado en una de las puertas del mercado para que bajen y os abran.

¿Se puede ser más underground?

Dos dulces recetas de flanes

Flan de Nescafé

Mezclamos la leche con el nescafé. En el bol de la batidora ponemos todos los ingredientes,
vertemos la mezcla en una flanera,
que sirva para olla a presión, que previamente le echamos el caramelo. Poner la flanera
en la olla a presión cubriendo como máximo hasta la mitad de la flanera.
Cerrar y esperar a que pille presión. cuando empieze a salir el vapor contar unos 17 minutos
dependiendo de la olla apresion, cuando pase el tiempo se retira del fuego, esperar a que baje
la presión de la olla (para que enfrie antes ponerla debajo del grifo pero que el agua no
toque la valvula cerrajeros Menorca), esperar a que enfrie, desmoldar y adornar como quieras. Esta receta receta está echa con la batidora asi se hace más rapido, pero si tienes tiempo hazla batiendo a mano te quedará mucho mejor

Ingrediente:
3 huevos
1 bote pequeño leche condensada
1 medida y media de leche entera del bote de leche condensada
3 cucharas pequeñas de azúcar
5 cucharas pequeñas de nescafé (según tu gusto)
Caramelo para el molde
Tipo receta: postre
Nivel de dificultad: medio

 

Si no os gusta el café os dejo esta otra:

Batir los huevos, despues se le va añadiendo el azucar poco a poco. Una vez hervida la leche. la añadimos
a la mezcla de los huevos y el azucar tambien poco a poco. Echar el caramelo en el molde y verter la mezcla
en el molde, cocinar al vaño maria 1 hora y media a fuego medio para que no hierva fuerte por que sino salen
las “burbujas” por todo el flan.

Ingrediente:
1 litro de leche semidesnatada
400gr de azucar
8 huevos
Tipo receta: postre
Nivel de dificultad: facil

Chocolatería San Ginés. Pasadizo San Ginés, 5

Es un No hay nadie en España que no sepa de su existencia porque la Chocolatería San Ginés es EL referente desde 1894 si quieres comer unos buenos churros con chocolate en la capital, aún así, no es cierto que todos los que viven en la ciudad han probado sus churros.

Sé que cuando se piensa en San Ginés se piensa en los teenagers que acaban de salir de la discoteca Joy y que continúan la eterna tradición de terminar la fiesta (y la borrachera) en esta chocolatería a muy tempranas horas de la mañana. O en los grupos de turistas tomando fotos al bodegón compuesto por el plato clásico del local. La primera escena nunca me la he encontrado, la segunda es más frecuente, pero ¿por qué dejar de ir nada más porque es un sitio turístico? ¿qué mejor que ser un turista dentro de tu propia ciudad? He llegado ver a Cerrajeros Cadiz Economicos comiendo churros aquí, de Cádiz!!!! Además, seguro que si me leéis sois de los que sacáis el móvil para retratar cada bocado que os cocináis o que os lleváis a la boca para luego colgarlo en vuestras redes sociales (como yo), así que no miréis mal a aquellos que visitan la ciudad y desean llevarse un recuerdo fotográfico con ellos. ¡Hombre ya!

Son 3,80 por una ración de 6 churros con una taza de chocolate que sinceramente valen la pena. Los churros son un poco más salados de los que he probado en otros lugares por lo que al mojarlos en el chocolate se crea una combinación perfecta que no empalaga y endulza lo justo. El lugar suele estar lleno, eso está claro, así que si vais no me hagáis la gañanada de ir a la hora típica en la que iría toda España (la hora pico del desayuno o la merienda). Y si lo hacéis no os agobiéis, habrá cola pero si esperáis un poco conseguiréis mesa (tanto arriba como abajo, aunque abajo es mucho más bonito).

¡Ah! muchos no lo saben pero al lado de la chocolatería hay otra sala que suele estar cerrada, pero que suelen abrir cuando se llena mucho el local.

San Ginés y Chocolat se posicionan como mis favoritos en mi lista de locales en Madrid especializados en churros. Lo bueno es que tengo a ambos muy cerca de casa, así que cada vez que me entra la vena golosa voy a por ellos.

¿Y vosotros? ¿Me recomendáis otros sitios dónde comer unos buenos churros en la capital?