Un par de recetas para ir tirando

Licor de Café
Se muelen muy finamente los 300 gramos de café y se colocan en un recipiente al que se
le añadirán la vainilla y el aguardiente, dejándolo macerar durante dos semanas. Conviene
agitarlo unos minutos cada día. Cuando han pasado esas dos semanas, se prepara un jarabe con el azúcar y el agua (en frío), se añade a la mezcla y se deja reposar otra semana más.
Pasado este tiempo se filtra y se embotella.Se recomienda dejarlo reposar en la botella
durante un mes y si se quiere consumir.

Ingrediente:
1 litro de aguardiente
300 gramos de café en grano
1 barrita de vainilla
800 gramos de azúcar
1 litro de agua
Tipo receta: bebida
Nivel de dificultad: medio

Puré de Berzas con arroz redondo
En una olla express cocemos las cebollas, laurel, grasas o un hueso de cerdo, los
dientes de ajo en cuanto el agua empieze a hervir añadimos las berzas, cerrar y desde
que empeieze la olla a silbar, 30 minutos. Mientras en un cazo añadir un poco de aceite
y el arrroz remover un poco y añadir 2 vasos de agua con sal. Pasar por la batidora lo
de la olla express, con poca agua. El puré si sale muy líquido tenerlo unos minutos a
fuego bajo para que espese, añadir el arroz y remover.

Ingrediente:
500gr de berzas
1 vaso de arroz
2 cebollas
2 hojas de laurel
4 dientes de ajo
grasa o un hueso de cerdo
aceite y sal
Tipo receta: primer plato
Nivel de dificultad: facil

 

Tuve invitados en casa e hice estas dos cositas, la verdad es que el licor ya lo tenía hecho desde hace un mes, pero como es algo que no caduca no pasa nada, por cierto, mis invitados inesperados eran dos trabajadores, un cristalero y un cerrajero Salamanca 24 horas, es lo que tiene estar de mudanza y cambiando todo lo que hay en una casa.

La Venencia

En el corazón del Barrio de las Letras se encuentra el bar con más encanto de todo Madrid. Llevo años viviendo por los alrededores de la calle Echegaray, y hasta hace poco, nunca me había percatado de esta preciosa joya que hace un continuo homenaje en el tiempo al jerez. Mil veces pasé por delante de sus puertas de madera ignorando que, lo que yo pensaba era un bareto viejo lleno de señores, era en realidad un museo del buen beber para todos los públicos.

En La Venencia solo se sirven vinos de Cádiz -por copa, media botella y botella-: Manzanilla de Sanlúcar y Fino, Oloroso (mi favorito), Amontillado y Palo cortado de Jerez. Nada más, así que si no te gusta el jerez ni te molestes. Aún así os digo que yo nunca tuve el más mínimo interés en estos vinos, pero ya llevo unos meses empinando el codo con este tipo de bebercios y cada vez me gustan más. Como todo, es cuestión de interesarse por ellos, probar y degustar.

El ambiente es familiar, con señores bebiendo solos en la barra, familias, turistas y gente del barrio. Las paredes marrones y avejentadas están tapizadas de posters de ferias en las que el “sherry” ha sido protagonista y son un auténtico tesoro del que me encantaría apropiarme.

El sitio tiene su protocolo, así que cuidadito con cada movimiento que haces que lo mismo te vetan de por vida. Los camareros no regalan sonrisas porque sí (aunque son bastante majos), así que no intentes caer bien, tampoco se aceptan fotos y bajo ningún concepto te van a aceptar propina, así que ni lo intentes. Las consumiciones te las apuntan con tiza en la barra y siempre te ponen unas aceitunas Campo Real de tapa, aunque también hay algunas cosas para picar, como unas deliciosas anchoas en salazón.

Rondando por allí se encuentra un gato negro, que no, no trae mala suerte, al contrario, trae compañía a todos aquellos que beben solos y entienden que beber es disfrutar.

Calle Echegaray, 7

Venencia: recipiente cilíndrico unido a una larga varilla utilizado para extraer vino de un barril de vino.

La Celiaquía en el adulto

Los síntomas que actualmente se consideran como frecuentes en la forma del adulto son:
– los síntomas aparentemente extraintestinales, como anemia, osteoporosis, amenorrea;
– los síntomas característicos de otras enfermedades inmunológicas, que a veces se asocian a la celiaquía del adulto, como la dermatitis herpetiforme, estomatitis aftosa recurrente, diabetes, tiroiditis, artritis, alergia, escasa producción de anticuerpos, enfermedades del hígado.

Los síntomas del adulto, por consiguiente, pueden ser muy numerosos y de distinto tipo, por lo cual los pacientes suelen acudir a especialistas como dermatólogos, hematólogos, ortopédicos, endocrinólogos, neurólogos, ginecólogos, reumatólogos, que no siempre tienen conciencia de todos los problemas relacionados con la celiaquía. La menor gravedad de los síntomas intestinales o, inclusive, la falta total de los mismos en muchos pacientes adultos no depende de una menor gravedad de las lesiones que consisten siempre en el achatamiento de los vellos intestinales, sino de una menor extensión de las mismas en el intestino delgado. En estos pacientes con lesiones menos extensas, los trechos sanos absorben en la parte final del intestino las sustancias nutritivas mal absorbidas en la primera parte. Por tal motivo las manifestaciones clínicas son menos importantes o, incluso, llegan a faltar completamente.

La celiaquía en el niño y en el adolescente.

La celiaquía se manifiesta principalmente en los primeros dos años de vida, por lo general en el segundo semestre, poco tiempo después de cuando se empieza a suministrar al niño alimentos que contienen gluten (harinas y galletas de trigo, tisanas de cebada, sopas de fideos, etc.). Por otra parte, puede empezar más tarde también, especialmente si ha habido un retraso en la suministración de harinas, así como también en la edad adulta.
La enfermedad tiene manifestaciones más o menos graves.
En el niño menor de dos años, los síntomas clásicos y más comunes, con suma variabilidad de un caso a otro y entre los diferentes momentos de cada caso, son los siguientes:
– Diarrea crónica, con heces abundantes (por lo general), desechas y blanquecinas, con consistencia de argamasa o de polenta;
– Expansión abdominal;
– Pérdida de apetito;
– Vómito;
– Cambios en el comportamiento, con irritabilidad o apatía;
– Interrupción del crecimiento o pérdida de peso;
– Musculatura delgada e hipotónica, con escaso panículo subcutáneo o falta completa del mismo.

Si el diagnóstico y la cura son tardías, se manifiestan estados carenciales importantes, con anemia, avitaminosis, falta de proteínas, de grasas, de calcio, de hierro y otros. En general, si éstas manifestaciones se presentan después de los 2 ó 3 años o en la edad adulta, pueden no ser tan características y algunos síntomas pueden incluso no presentarse, se habla entonces de formas atípicas de celiaquía. La enfermedad actúa ocultamente dificultando el crecimiento y privando al organismo de sustancias indispensables para su equilibrio y su defensa, preparando lentamente el terreno a complicaciones, en algunos casos, muy serias que afectan al estado general de salud y acortan la vida. Lo importante es detectar el problema a tiempo, como te hacen los cerrajeros Elche Economicos, quienes te ven el problema y saben cual es la solucion.
Numerosos estudios han demostrado la influencia de la herencia en la probabilidad de sufrir la enfermedad celiaca, por lo que puede darse en más de un miembro de la misma familia. La enfermedad se ve favorecida en sujetos que heredan algunas características genéticas ligadas a los denominados factores o antígenos de histocompatibilidad (HLA). La probabilidad de que otros casos de celiaquía puedan darse en la misma familia es aproximadamente del 10%.

Aparición de la enfermedad celíaca

En el individuo normal, el intestino delgado está recubierto de protuberancias microscópicas, vellosidades, que aumentan muchísimo la superficie de absorción y permiten un mayor contacto de los alimentos con las células epiteliales de la mucosa intestinal. Estas células tienen la misión de absorber las sustancias útiles al organismo para asegurar un crecimiento normal. En el celíaco el gluten provoca un daño a estas vellosidades que incluso llega a producir su total desaparición, especialmente en la parte superior del intestino, en el yeyuno. El yeyuno está en contacto con la mayor cantidad de gluten introducido en la dieta, y será ahí precisamente donde la acción tóxica del gluten se manifiesta con el aplanamiento de las vellosidades y con la alteración de las células epiteliales de la superficie.

celiacosEl daño que se verifica en la superficie del intestino delgado reduce la capacidad de absorción de los alimentos. Las sustancias no absorbidas vienen eliminadas del intestino aumentando el número y el volumen de las evacuaciones que asumen una consistencia más blanda o pastosa.
El diagnóstico correcto sólo se consigue tras la biopsia intestinal examinando una muestra minúscula de la mucosa intestinal extraída mediante esta técnica. Normalmente la mucosa se presenta con una serie de múltiples digitaciones de cerrajeros Gandia, largas y entrecortadas, las vellosidades. En la celiaquía la mucosa es más delgada y faltan completamente las vellosidades.
A veces, debe sospecharse la enfermedad ante síntomas gastrointestinales inespecíficos cerrajeros Barakaldo, debiendo valorar en estos casos si existe afectación en el estado de nutrición o algún tipo de alteración humoral o funcional.

Pueden aparecer otras formas de la enfermedad en las que el cuadro clínico es poco llamativo y las manifestaciones digestivas están ausentes o, aun cuando están presentes, ocupan un segundo plano (formas monosintomáticas o paucisintomáticas). El estreñimiento, asociado o no a dolor abdominal de tipo cólico, la distensión abdominal o la aparición brusca de edemas, generalmente coincidiendo con alguna causa precipitante (infecciosa, quirúrgica, etc.), pueden constituir formas clínicas de presentación en adolescentes y adultos. El retraso de talla o la aparición más tardía de la pubertad en la adolescencia, la amenorrea, la menopausia precoz, el hallazgo de una osteoporosis severa o de episodios de estomatitis aftosa recurrente también, entre otros, datos evocadores para el médico.
Otra forma aislada de presentación es la anemia ferropénica, debida a la malabsorción de hierro y la megaloblástica por déficit de folatos.

“Montia”: Restaurante Revelación 2014. Calle Calvario, 4. San Lorenzo

En febrero, Madrid Fusión desveló a Montia como el ganador del Premio al Restaurante Revelación de 2014.Algunos amigos me habían hablado muy bien del sitio antes de que ganara el premio, pero por vaga nunca había hecho el esfuerzo de planearme una excursión culinaria al El Escorial. Con motivo del cumpleaños de mi mejor amigo decidí llevarlo y sorprenderlo con un mini viaje a Montia. ¡Planazo!
La expectativa era bastante grande después de tanto escuchar hablar sobre los chicos de Montia y la oferta culinaria tan innovadora que ofrecen. Todo gira alrededor del uso de materia prima local y natural de la sierra madrileña proveniente de artesanos que se esfuerzan en hacer un producto de calidad y a buen precio.
Es muy gratificante ver a unos chefs con tanta ilusión llevar un restaurante tan exitoso como lo es ahora Montia y el esfuerzo y esmero que ponen en cada detalle de la composición de todos los platos es digno de admiración. Más aún con los precios tan asequibles como los suyos. Solo ofrecen menús degustación: uno corto por 30 euros y uno largo por 40, con opción a maridaje por 15 y 18 euros.
Personalmente tengo que aceptar que aunque iba con toda la ilusión del mundo el restaurante me defraudó un poco al probar los platos y los vinos. Los chefs Daniel Ochoa y Luis Moreno están al pie del cañón y junto a su jovensísimo equipo presentan cada plato en tu mesa, explicándote todo con absoluto lujo de detalles. Me quedaba hipnotizada con las explicaciones de dónde provenían los productos, la elaboración, las cocciones y la presentación pero después de probarlo todo me fui un poco decepcionada. No me quedé con ningún plato, con ningún sabor, con ninguna sensación. Con los vinos lo mismo. No me considero gran amante de los vinos ecológicos, biodinámicos o naturales, por lo que el maridaje no me terminó de convencer, aunque se agradece que brinden al comensal la oportunidad de probar vinos diferentes y que presenten al paladar nuevas propuestas.

Como experiencia global siento completa admiración por los chicos de Montia por el trabajo y el esfuerzo que ponen en todos y cada unos de sus platos y productos, pero me faltó un plato que me sedujera lo suficiente como para plantearme volver hasta El Escorial a buscar única y exclusivamente su cocina. Creo que el premio les ha dado demasiado y bombo y se han quedado cortos frente a la expectativa que éste ha creado alrededor de ellos.

Peeeeeeeeeero, como siempre os digo: No os fiéis de mí, porque para gustos los colores. Id a probarlo, seguramente me equivoco y os fascina.

Tándem (by Triciclo). Calle Santa María

Es increíble como nos volvemos locos cuando abre un nuevo bar o restaurante. Se crea expectación alrededor de un sitio que casi nadie ha probado y su reciente fama provoca una extraña e imperativa necesidad de ir. Si no vas, eres un loser. Y yo, como loser inconfundible he caído esta vez en la tentación de visitar ese nuevo lugar del que todos hablan.

¿Has comido en el nuevo lugar que han abierto los de Triciclo? -No (sentimiento de loser). Todos ponen fotos del sitio, de los desayunos, de la mesa de la ventana, de los platos (sentimiento de loser again).
Hablo de Tándem, creación de los dueños de Triciclo que ahora ocupa lo que una vez fue Motha. Según cuentan, la decisión de abrir vino de la necesidad de abrir un lugar que estuviera abierto todo el día y en el que puedas parar a comer a cualquier hora (aunque la cocina no está abierta todo el día): desayunos, comidas, meriendas, cenas.

¿La razón por la que Tándem me llamo la atención? Su bocadillo chino de pan al vapor, costillas de cerdo, cebolleta y hierbas. Si ya me habíais leído con aterioridad sabéis que los Gua Bao o “steamed pork buns” (al estilo de Momofuku) me fascinan. Los probé en NYC en Baohaus de Eddie Huang y me obsesioné con ellos. John Husby los trajo a Madrid en sus clases de Kitchen Club y en las cenas clandestinas de Le Nomade (!gracias John!) y desde entonces “I just can´t get enough”.

Me encanta que los chicos de Triciclo estén atrayendo gente al barrio y que estén poniendo a nuestra disposición propuestas culinarias tan interesantes y alternativas, cosa que hacía falta en el Barrio de Las Letras.

Tándem mantiene la decoración de Motha con mesas y sillas de madera y la misma barra. Un ambiente muy parecido al que tenía la antigua cafetería. No se han roto la cabeza pensando en como decorar el sitio y han tomado las premisas ya existentes. Aún así le han devuelto la iluminación que, sin motivo aparente, perdió Motha en sus últimos días, han agregado flores por todas partes (huele genial) y han puesto detallitos que alegran un poco el local, obteniendo una escenografía agradable y bonita. La carta llama la atención por sus originales Bocadillos, Canelones estilo Ferrán, Mortadela trufada y su Ostra aliñada. Yo fui solo con la intención de probar su bcoadillo chino porque más allá de este plato todo lo demás de la carta no me interesa ni me llama demasiado la atención.
Así que vamos al bocadillo, que es lo único que probé y por lo tanto lo único con lo que puedo ser objetiva. Era un bocadillo sabroso en el que cada bocado la salsa se desborda por todas partes dando una excusa más para chuparte los dedos. Muy bueno pero a la vez era demasiado pan para la cantidad de carne que tenía dentro. Y el precio: ¡8,50 €! Un pelín caro en mi opinión. Nada que ver con los precios economicos de los cerrajeros en Sevilla.
Un mega plus de Tándem: un vaso de agua en el momento en que te sientas (con refill gratis, of course).Eso sí, en vaso de ¿Ikea?
Un fallo: El día que fui tenían una mezcla de hilo musical rollo flamenco chill out que espero cambien porque así no hay quien disfrute la comida.

¿Volveré? Puede ser, vivo en el barrio y lo mismo un día que tenga antojazo me paso.

Panic. Calle Conde Duque

Estamos acostumbrados a comer pan malo. Pero claro, ¿cómo vamos a saberlo si es lo único que hemos probado? Es como cuando alguien dice: ¡He comido el mejor sushi de Madrid! y te preguntas ¿Comparado con qué?, ¿Cuál es su experiencia con sushis fuera de Madrid para saber que el considera el mejor llega a la excelencia del más “auténtico”?

Lo mismo pasa con el pan, confiamos en que lo que compramos en cualquier tienda del barrio o en la panadería de la esquina está bueno y es saludable y otorgamos nuestro “galardón al mejor pan” entre los que conocemos y hemos probado.
¿Puede haber algo mejor que el pan de la panadería de abajo? Si, Panic.
Todos los panes que hace Javier Marca, dueño de Panic, son de masa madre y recuerdan al pan de los pueblos (antes de que muchos de éstos cayeran en el uso de ingredientes industriales para agilizar la producción y ahorrar costes como lo hacen nuestras “panaderías” de barrio y supermercados). Son sabrosísimos y saben a lo que tiene que saber el pan: a pan. Duran alrededor de 5 a 7 días, tienen un saber un poco más amargo que el “normal”, tienen una textura más esponjosa y una cubierta más tostada.

Lamentablemente Panic no me pilla al lado de casa, por lo que no lo como todos los días. Pero cada vez que puedo me escapo al barrio de Conde Duque a por mi dosis. Cada vez que compro su pan mis mañanas empiezan con una sonrisa (no es coña, salgo de la cama porque sé que me espera una tremenda hogaza de pan en la mesa). Lo como en el desayuno, la merienda, cena… en 3 días tengo aniquilada la hogaza.

Enfermedad Celiaca

La celiaquía es un estado patológico complejo, debido a una intolerancia al gluten (más concretamente hacia la gliadina) contenido en algunos cereales: trigo, cebada, centeno y avena. La enfermedad comienza en la infancia y se mantiene incluso en la edad adulta.
El gluten es una mezcla de proteínas individuales, clasificada en dos grupos, las Prolaminas y las Glutelinas. El principal componente del gluten es la prolamina del trigo llamada Gliadina.

para celiacosLa intolerancia a la gliadina es permanente y por lo tanto un celíaco debe mantener una dieta sin gluten durante toda la vida. Sólo una dieta libre de gliadina tóxica asegura al enfermo la posibilidad de gozar de una buena salud y de crecer normalmente. La gliadina es una sustancia de naturaleza proteica y tiene un efecto tóxico para el portador de la enfermedad celíaca.
La acción tóxica de la gliadina consiste en determinar una alteración anatómica a nivel del intestino delgado, que pierde, por efecto de esta sustancia, su estructura vellosa y por lo tanto su capacidad de absorción de los alimentos.

No se sabe todavía exactamente con qué mecanismos la gliadina produce el daño en la mucosa intestinal de los celíacos. Una de las teorías más convincentes sostiene que en el celíaco sería alterado el mecanismo con el cual el organismo se defiende contra sustancias extrañas y en este caso particular contra la gliadina. Esta sustancia tendría un libre acceso a la superficie del intestino, con las consecuentes secuelas inmunológicas, de las cuales deriva la destrucción del epitelio que recubre al propio intestino.
La celiaquía se manifiesta generalmente en la primera infancia, algún tiempo después del suministro de alimentos con gluten (harinas, bizcochos de trigo, preparados de centeno, pastas, etc…) habitualmente en el segundo semestre de vida.

TARTA DE QUESO Y YOGUR GRIEGO

INGREDIENTES

  • 5 huevos M, una arenitas de sal o unas gotas de limón para montar las claras.
  • 300gr de queso de untar  filadelfia
  • 4  griegos o naturales pero cremosos
  • 200 ml de nata liquida
  • 230 g de azúcar
  • 130 g de harina
  • 2 cucharaditas de café de levadura tipo Royal

ELABORACIÓN
Encendemos el horno a 180º
En un bol ponemos las claras de los huevos, en otro las yemas y reservamos.
Montamos las claras a punto de nieve con unas arenitas de sal o unas gotas de zumo de limón, reservamos.
En otro  bol ponemos el queso fhiladelphia, los yogures, la nata y el azúcar  y batimos hasta conseguir una crema homogénea  Añadimos las yemas y removemos un poco mas
Tamizamos la harina con la levadura y se la agregamos poco a poco a la mezcla  batiendo suavemente.
Por último, incorporamos las claras montadas a la mezcla  con una lengua o espátula, removiendo despacio de abajo hacia arriba.
Untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos con harina y vertemos la mezcla dentro. Introducimos en el horno unos 45-50min aprox,  En un molde de 26 cm estuvo en el horno 50 minutos.
Si ves que se dora demasiado la parte de arriba de la tarta antes de que se termine de hacer, la tapamos con papel de aluminio.

 

Con esta tarta quedas genial si aparece una visita sorpresa como la de desatascos en Zaragoza. Vinieron a solucionar un tema de las tuberias del baño y tenia un poco todavia en la nevera, les encantó y claro está, me hicieron una rebaja 😉